Crónica: “Yo nunca” en versión #womenintech

May
30

Crónica: “Yo nunca” en versión #womenintech

Para aceptar el desafío del juego “Yo nunca” solo se necesita cumplir con dos requisitos: tener una imaginación activa y comprometerse a responder con la verdad todas los retos propuestos. Inspirados en esto, nosotras junto a Women Who Code, propusimos a nuestra comunidad de #womenintech aceptar el desafío de participar en el famoso juego para compartir distintas experiencias acerca de las mujeres en el sector tecnológico. ¿El resultado? Una tarde divertida en FIU Barcelona, en donde tod@s tuvieron la oportunidad de contar distintas anécdotas sobre la actual brecha de género que existe en el #mundotech. A continuación compartimos las frases más populares del encuentro:

 

“Yo nunca he estado en una conferencia de programación hablando con developers sobre las charlas y, de pronto, me han preguntado, ¿tú a qué te dedicas?”

 

La pregunta puede sonar pintoresca, y hasta inocente, sin embargo, refleja cómo existen modelos predefinidos de las mujeres en profesiones específicas. Tal vez el hombre que lanzó esta interrogante pensó que estaba hablando con una experta en márketing, administración o recursos humanos de una empresa tecnológica. ¿Una mujer programadora en una conferencia de programación? Ni hablar.

“Yo nunca he tenido que dar explicaciones sobre por qué se implementan políticas en favor de las mujeres”.

 

Los hombres y las mujeres debemos tener las mismas oportunidades, sin embargo; esta es una premisa que no se cumple en la sociedad. Cuando una mujer tiene entradas gratis para un congreso de inteligencia artificial o una beca de formación para bootcamps de informática siempre aparecerá un hombre que diga: “pero eso no es igualdad”. Aquí es necesario sentarse con él para explicar por qué el simple hecho de generar estas acciones refleja cómo la balanza aún no está en equilibrio.

“Yo nunca he sido la única en una reunión técnica”.

 

Este es un tema recurrente por la poca cantidad de mujeres en tecnología que actualmente forman parte del mercado laboral. Según The Guardian, solo el 25% de mujeres de posiciones ténicas son ocupadas por mujeres a nivel mundial. Pero, más allá de ver esta situación como negativa, debemos empezar a realizar acciones para poder lograr un gran cambio. Por ejemplo, ayer en la reunión estaba Yeidy Acosta, una joven venezolana, y aspirante de FutureFunded, quien muy pronto se convertirá en programadora gracias al programa de Factoría F5. Ella ahora es una portavoz que busca inspirar a otras mujeres para que se atrevan a seguir algún tipo de especialización tecnológica. La demanda existe, e irá en aumento, por eso el cambio debe empezar hoy mismo.

El juego “Yo nunca” fue el pretexto perfecto para que los integrantes de la comunidad compartan diferentes vivencias, desde dentro o fuera del #mundotech. Ph: FIU Barcelona

 

“Yo nunca he dejado de aplicar a un puesto de trabajo en una empresa tecnológica porque no me he sentido identificada con los beneficios que están ofreciendo: maternidad, proyectos, posibilidad de aprender…”.

 

Es necesario que las organizaciones cambien sus estrategias de captación de talento femenino. Por eso debería empezarse por utilizar un lenguaje inclusivo colocando frases como “buscamos programadores y programadoras” o “profesionales en programación”. Además, durante los procesos de selección, deberían mostrarse de manera explícita las políticas de maternidad. A su vez, sería interesante que en las convocatorias, para motivar a las postulantes, se hable primero de proyectos específicos a desarrollar, antes que las competencias requeridas para el puesto.

“Yo nunca me he callado después de escuchar comentarios sexistas por miedo a perder mi trabajo”.

 

En grupos tecnológicos donde la mayoría de los integrantes son hombres muchas veces las mujeres deben escuchar distintos comentarios sexistas. ¿Y qué tal si un día los hombres y las mujeres intercambian sus roles , al estilo de la película “No soy un hombre fácil”? Esto solo pasa en la ficción, sin embargo, lo que sí es real es que este tipo de situaciones se pueden erradicar siempre y cuando las empresas creen vehículos para poder denunciar ese tipo de comportamientos.

“Yo nunca he trabajado más de la cuenta para demostrar que soy apta para el puesto”.

 

Una mujer muchas veces debe ingresar a una empresa tecnológica y demostrar que tiene la capacidad de desarrollar cualquier tipo de proyecto, de la misma manera que podría hacerlo un hombre. Es decir, debe esforzarse muchísimo para poder lograr el reconocimiento de su trabajo frente a sus compañeros y crearse así un espacio en el equipo. En otras ocasiones, algunos jefes las subestiman porque piensan que no son capaces de lograr los objetivos trazados. Las mujeres podemos desempeñarlos en el sector que querramos y si la tecnología es el futuro estamos listas para ser parte de ello.

 

Estas fueron algunas de las frases que compartimos ayer en la reunión edición especial de “Never have I ever”, gracias a todos los que nos acompañaron y prepárense porque seguiremos creando más encuentros que conecten a cada integrante de nuestra comunidad 💪🏼💪🏼💪🏼 Ahora, si quieres ser una mujer en tecnología puedes contactarte con nosotras para ayudarte 💪🏼💪🏼💪🏼

 

La comunidad #womenintech ya está pensando en su próximo encuentro. ¡Nos vemos pronto! Ph: FutureFunded

 

Sabrina Yarlequé Donayre

Sabrina es Content Manager & Social Media Specialist en FutureFunded. Desde siempre ha sentido una especial atracción por la comunicación. Publicista peruana de profesión (y de corazón), trabajó más de 6 años en un importante periódico en Lima desarrollando estrategias de marketing y servicio al cliente para un programa de fidelización junto a un gran equipo. Hoy FutureFunded le ha dado la posibilidad de experimentar la satisfacción que se siente cuando una mujer alcanza sus metas por medio de la educación.

 

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: